Hidratación: es una época muy importante donde debemos prestar especial atención a la hidratación de los niños/as debido a las altas temperaturas. Por ello deben traer siempre suficiente agua para toda la mañana, dependiendo de la edad del niño las actividades son más o menos intensas y su necesidad de agua es diferente.

Protección solar: por el mismo motivo debemos de proteger a nuestros pequeños del sol, para ello adoptaremos diferentes medidas:

  • Ropa de color claro y fresca.
  • Gorra.
  • Zapatillas de deporte: diariamente los niños practican juegos y deportes, y por su seguridad prohibimos el uso de calzado en el que los dedos de los niños queden al aire.
  • Crema solar, protección alta: la primera dosis de crema vendrá ya aplicada desde casa, pero es muy recomendable añadir en la mochila de los niños un pequeño frasco para repasar zonas sensibles como la cara.

Alimentación: los niños han de venir siempre desayunados, es la comida principal y más importante del día. Un desayuno equilibrado para los niños es el compuesto por leche, fruta o zumo, proteínas y unos pocos de hidratos de carbono. Según datos del Ministerio de Sanidad y Consumo de España, sólo el 7,5 por ciento de los niños y niñas españoles desayuna correctamente.

Es obligatorio traer almuerzo todos los días debido a que de 9 a 14 existen muchas horas de diferencia y además el niño estará jugando y gastando energía.

Existen algunos alimentos que no debemos incluir en la mochila: zumos envasados, alimentos procesados y azucarados, bollería industrial… estos alimentos no aportan energía a nuestros pequeños y no son saludables debido a su alto contenido en azúcares.

Recomendamos: fruta de todos los tipos, bocadillos (evitar cremas de caco), mucha agua y zumos naturales.